Cerdo Ecológico

El cerdo es un animal que tradicionalmente se ha consumido mucho. Antiguamente estaba presente en todas las casas de labrador y en las celebraciones y mesas desde hace siglos.

La carne de cerdo ecológico es una rica fuente de proteínas de alta calidad. Su grasa es lo más rico en ácidos grasos monoinsaturados, que contribuyen a reducir los niveles de colesterol malo.

La carne de cerdo contiene minerales como el hierro (fácil de absorber), el zinc, el fósforo, el sodio y el potasio. Destaca su aportación de vitaminas del grupo B, en especial de vitamina B1, vitamina B12 o tiamina, que cumplen unas funciones muy importantes en el organismo: estimulan el metabolismo e intervienen en el buen funcionamiento del sistema nervioso.

Al tratarse de una carne criada sin ningún resto de transgénico ni componente químico, la hace perfecta para consumidores con alergias o para enfermos de cáncer, por su rico porcentaje en proteínas.

Nuestra carne de cerdo ecológico proviene del Bages, la Vall d’en Bas (La Garrotxa) y de la sierra de Guadarrama. En todos los casos, los animales crecen en libertad, en un entorno natural inmejorable en el que pueden moverse con comodidad, respetando su ciclo natural de vida.

Esta libertad, junto con una alimentación equilibrada y sin aditivos de origen químico, hace que la carne de cerdo vuelva a tener el gusto de antes, con la melosidad y el sabor que tan apreciaban nuestros abuelos.

El cerdo ecológico se alimenta de ingredientes procedentes del cultivo biológico que cubren sus necesidades: trigo, avena o cebada 100% ecológicas. Su tratamiento veterinario es a base de homeopatía y fitoterapia sólo por prescripción.

¡Nuestra carne de cerdo ecológico es la más sabrosa que probarás!